Horas oscuras. En una España en descomposición, utilizamos el congreso para defender una ley, que nos intentan vender desde la compasión, y nos reduce a caballos heridos.