El ministro de interior, Fernando Grande Marlaska, ha anunciado este lunes en el Congreso de los Diputados que elevará un 30% la altura de algunas partes de la valla fronteriza en Ceuta y Melilla.

En un giro de los acontecimientos y de forma contraria a todo lo que el gobierno y sus socios habían predicado durante la campaña, el ministro anunció que elevará el vallado para sustituir las concertinas por «elementos que doten a la frontera de una mayor seguridad». De esta forma, queda patente que la retórica del consenso progre no es más que palabrería que se deshace ante la evidencia y la necesidad de proteger las fronteras, tal y como VOX ha señalado desde su formación:

Medida 26 de nuestras 100 medidas para la España Viva: «Fortalecer nuestras fronteras. Levantar un muro infranqueable en Ceuta y Melilla. Dar a policías y FFAA todos los recursos materiales y humanos para que puedan cuidar nuestras fronteras con total eficacia, junto con el amparo legal correspondiente«.

Además, Marlaska ha anunciado que entre las medidas también se baraja la instalación de nuevas cámaras térmicas de detección del movimiento. Dichas medidas, aunque insuficientes, demuestran que a la hora de gestionar una crisis de inmigración como la que vivimos en España, las palabras se desvanecen y la realidad se impone, una realidad marcada por las avalanchas de inmigrantes que, impunemente, asaltan la frontera y agreden a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

VOX seguirá trabajando por defender a los policías y guardias civiles allí desplegados así como la integridad y la soberanía para con nuestra fronteras, puestas en entredicho por el mismo gobierno que ahora se ve desbordado por una crisis que VOX lleva denunciando años.

https://www.voxespana.es/actualidad/santiago-abascal-sobre-marlaska-no-son-mas-cinicos-porque-no-se-entrenan-20200219