El Reino Unido pone en marcha un nuevo sistema para gestionar los flujos migratorios.

Boris Johnson y su gabinete están impulsando un conjunto de medidas que van a renovar la manera en la que el Reino Unido aborda la inmigración ilegal. Éste consistirá en la creación de un «sistema por puntos» similar al australiano que entrará en vigor a partir de enero de 2021, cuando finalice el periodo de transición pactado entre la Unión Europea y el Reino Unido (y, por tanto, termine la libre circulación entre los ciudadanos de los distintos estados de la Unión y los británicos).

Entre dichas medidas destacan la concesión de visados de trabajo a inmigrantes altamente cualificados y que, además, acrediten unos conocimientos suficientes del idioma inglés. Con estas reformas el gobierno de Johnson está poniendo el foco en uno de los factores que VOX señala como fundamental a la hora de reformar la actual Unión Europea: la gestión nacional de los flujos migratorios.

Santiago Abascal, líder de VOX, ha señalado en numerosas ocasiones los problemas que ocasiona la política multiculturalista de las élites globales.

Por contra, en sus 100 medidas de sentido común para la España Viva, el partido se ha comprometido a implementar soluciones a este problema que consisten en la deportación de los inmigrantes ilegales o en aquellos que estén de forma legal en territorio español pero que hayan delinquido, el endurecimiento de las penas para combatir a las mafias o la persecución efectiva de las mafias del comercio callejero.

https://www.voxespana.es/actualidad/migracion-20200223