El establishment político y mediático ha puesto a seguidores y dirigentes de VOX en el punto de mira.

«Alerta antifascista». Con estas palabras el hoy vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, alentaba las protestas contra los actos de VOX tras el éxito electoral del partido en Andalucía. El resultado no fue otro que decenas de ataques y agresiones contra dirigentes, militantes y seguidores de la formación presidida por Santiago Abascal.

En último durante la madrugada del lunes, cuando un grupo de desconocido ha quemado el coche del portavoz de VOX en el Ayuntamiento de Salt (Gerona), Sergi Fabri.

El líder de VOX en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, ha denunciado el ataque en redes sociales: «Exigimos que la policía y servicios municipales investiguen y procedan a la inmediata detención de los autores; y se asegure la vida de nuestros militantes», ha aseverado.

«Nuestro concejal realiza una labor ingente, decidida en la defensa de España y los derechos de los trabajadores españoles; frente al separatismo, el creciente movimiento okupa y el integrismo islámico más violento», ha sentenciado.

El propio Sergi Fabri ha explicado que «esta noche me han quemado el coche para que deje de defender al pueblo humilde y trabajador. No lo haré. Seguiré en pie de guerra y ahora con más ganas». VOX cuenta con tres concejales en el Ayuntamiento de Salt.

https://www.voxespana.es/actualidad/nuevo-ataque-violento-queman-el-coche-del-portavoz-de-vox-en-el-ayuntamiento-de-salt-20200224