VOX ha presentado en el Congreso de los diputados una denegación para autorizar el Tratado Fiscal con Reino Unido sobre Gibraltar.

Este acuerdo fue firmado por el exministro de Exteriores y actual Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, en marzo de 2019 y donde se pretende normalizar y perpetuar en el tiempo la actual situación de los españoles al otro lado de la verja.

Gibraltar tiene un 0% de paro y es el tercer país del mundo con mayor PIB per cápita tras Qatar y Luxemburgo y, paralelamente, la zona española es una de las que más paro tiene de toda la UE (con un porcentaje de paro superior al 30%).

Sobre este asunto se ha pronunciado recientemente el diputado Rosety quien, en declaraciones al periódico la Razón, ha señalado que en el peñón se produce una situación de colonialismo encubierto en la que el Reino Unido es el país colonizador y España el colonizado.

En la práctica, la acción de VOX se traduce en una enmienda a la totalidad del Tratado para forzar, tanto en la opinión pública como en las principales instituciones políticas, un debate sobre el problema de la soberanía de la colonia británica.

La posición del partido español se explica al conocerse que en el tratado se reconoce “jurisdicción y competencia a las autoridades gibraltareñas”, se discrimina a los trabajadores españoles y no se frenan ni los problemas del bunkering en aguas españolas ni se impulsa ninguna medida que frene el expolio fiscal que impone esta colonia británica a la región de la línea de la Concepción en España.

Para VOX los objetivos del gobierno español con este tratado han consistido en aumentar el control sobre las actividades de los españoles mientras que el objetivo de los británicos y gibraltareños ha sido el de que Gibraltar sea reconocido como una entidad política con personalidad propia y que, de esta manera, se legitime su condición de paraíso fiscal.

VOX, con Jorge Buxadé a la cabeza, siempre ha manifestado que la situación de Gibraltar debería de ser una prioridad para cualquiera de los gobiernos de España. Hace unos días, acudió a un debate en la Línea de la Concepción entre diferentes representantes políticos y, entre otras cosas, ilustró al resto partidos del consenso progre sobre la posición que VOX está manteniendo en su periplo en las instituciones.