El Ministerio del Interior remitió a la Policía informes, ya desde el 4 de marzo, en los que se indicaba que estaba listo el protocolo de actuación diseñado para pasar del nivel de “contención” a un grado superior para combatir el coronavirus, tal y como muestra el documento que hoy publica OKDIARIO. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez decidió que era mejor seguir con el nivel mínimo. Lo decidió justo antes de las movilizaciones por el 8M feminista en toda España. Porque, según el Ministerio de Sanidad, la situación estaba controlada y no eran necesarias más medidas por el momento.

El Gobierno regional de la Comunidad de Madrid y el del País Vasco, igualmente, reclamaban medidas más contundentes ya desde el pasado viernes. Ahora, cuando el número de casos se ha duplicado en un solo fin de semana y pasado ya el 8M, el mismo Ejecutivo anuncia una subida de un grado del nivel de protección, justo lo que se anunciaba ya en los informes de Interior.

El documento, sellado el 4 de marzo y remitido como contestación a las exigencias de uno de los sindicatos policiales –el sindicato CEP-, muestra todo el detalle de las medidas de seguridad diseñadas para los agentes a causa del virus.

El informe detalla que “actualmente se encuentra activado el protocolo sobre enfermedades infectocontagiosas en vigor y se están aplicando las recomendaciones dadas por las autoridades sanitarias”. Y, efectivamente, es así, porque es el Ministerio de Sanidad el que coordina el protocolo, asistido por las áreas de Sanidad de las distintas Comunidades Autónomas.

Pero, acto seguido, el documento revela que el protocolo para saltar al siguiente escalón de protección está ya diseñado y en espera de que se decrete la mayor gravedad del avance del virus: “En la actualidad nos encontramos en la fase de contención de la enfermedad y hay previsto un plan específico en el caso de que se tuviera que aplicar un nivel superior”. Ese plan de nivel superior está elaborado por “el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación”.

Exigencias de Madrid y País Vasco

Las fechas coinciden prácticamente, con sólo dos días de antelación, con la exigencia por parte de los Gobiernos regionales de Madrid y el País Vasco a Pedro Sánchez de un incremento de las medidas de lucha contra el virus, ante la evidencia de que las medidas inicialmente planteadas eran insuficientes.

Pero, pese a todo ello, el Gobierno de Pedro Sánchez decidió seguir esperando. Un periodo de espera que ha permitido que las movilizaciones por el 8M se pudieran celebrar sin cuestionar, justo lo que ahora se empieza a pedir que se evite: las concentraciones multitudinarias. En Madrid se congregaron 120.000 personas.

Ahora que ya han pasado las manifestaciones feministas, el Gobierno central acepta por fin el cierre de colegios, el impulso del teletrabajo para evitar la concentración de gente en las empresas, la petición a la población de que anule los viajes innecesarios y de que eviten las concentraciones multitudinarias.

No se trata de la única muestra de irresponsabilidad en la gestión del coronavirus. La Policía no ha dejado de quejarse de que el Ministerio del Interior sólo le está proporcionando mascarillas de protección frente al coronavirus para operaciones concretas y muy limitadas. Y, pese a ello, el Ministerio de Fernando Grande-Marlaska, como publicó la semana pasada OKDIARIO, remitió unas indicaciones internas para que los agentes se protejan del virus que exigen, de forma absolutamente generalizada, el uso de mascarillas: las mismas mascarillas que Interior no le proporciona de forma generalizada a la Policía. Fuentes policiales califican la situación directamente de “locura”.

https://okdiario.com/espana/pedro-sanchez-sabia-4-marzo-que-debia-elevar-medidas-coronavirus-pero-espero-pasar-8m-5274942