VOX ha señalado este martes una serie de partidas de gasto político que han de recortarse para dirigir dichos fondos a solventar las dificultades económicas que se avecinan.

Tras las medidas presentadas en materia económica para atenuar los efectos de la ulterior crisis, VOX ha puesto la lupa sobre una serie de gastos políticos superfluos que habrán de recortarse para equilibrar la economía y el bienestar social de los españoles cuando la emergencia sanitaria haya finalizado.

«El dinero no brota de los árboles, y el presupuesto público es limitado. Por eso, cada euro que gastemos debe ir a paliar los daños de esta crisis» ha apuntado Jorge Buxadé, Jefe de la Delegación de VOX en el Parlamento Europeo.

Los recortes en el gasto político tienen como objetivo aumentar las partidas destinadas a la situación social que se avecina tras la crisis, evitando así hacer descansar todo el sacrificio sobre los trabajadores, las familias o las empresas.

Los mencionados recortes políticos podrán hacerse en multitud de gastos desmedidos. VOX ha detallado una selección de ellos a modo de ejemplo señalando los siguientes:

-Los 500 altos cargos de Sánchez que, solo en 2019, cobraron 45 millones de euros.

-Los pactos autonómicos que disparan el número de consejerías, algo que ya denunció VOX en la Comunidad Autónoma de Madrid con anterioridad.

-Las duplicidades políticas fruto del gran sistema autonómico.

-Los 45 millones de euros que pretenden destinarse a renovar los coches oficiales. Se trata de una cifra idéntica a la anteriormente señalada en referencia a los sueldos de los 500 altos cargos de Sánchez.

-Tal y como pudo saberse recientemente, el Estado despilfarra 14.000 millones de euros en subvenciones sin ningún tipo de control. Urge canalizar ese flujo de dinero y destinarlo a los fines sociales necesarios para superar las consecuencias económicas derivadas de esta situación.

-Cabe señalar, además, que Bruselas debatió un plan de un billón de euros para la transición ecológica mientras rechaza destinar fondos a la lucha contra el COVID-19. Sus prioridades son claras y VOX luchará en la Eurocámara para cambiarlo.

-No menos consideración merecen los chiringuitos ideológicos, regados con ingentes cantidades de dinero público. En poco más de 5 años, el chiringuito feminista ha recibido 16.000 subvenciones por un valor de 150 millones de euros. Desde VOX instamos a reconducir este caudal de gasto a fines que realmente mejoren el bienestar social de los españoles.«Es inaceptable que los chiringuitos ideológicos, coches oficiales, altos cargos vacíos de contenido funcional, gastos suntuarios, dietas por asistencia a órganos colegiados innecesarios, consejerías autonómicas vacías de competencia… puedan seguir gastando. Si el Decreto de alarma reduce los 23 Ministerio (¡23!) a sólo 4 realmente esenciales, el Gobierno debe reducir los restantes 19 a la mínima expresión de gasto. Y lo mismo CCAA, municipios, Diputaciones Provinciales,…¡el Estado al servicio de la Nación!» ha concluido Jorge Buxadé, eurodiputado de VOX en el Parlamento Europeo.