VOX ha interpuesto una querella, en el Juzgado de Instrucción de Valencia, por los delitos de odio y amenazas tras la aparición de unas imágenes con el rostro del presidente de esta formación y un disparo en la frente.

La imagen, que ya había aparecido con anterioridad en la localidad de Castellón, debía su autoría a la asociación feminista «Subversives Castelló». De hecho, el Juzgado de Instrucción Número 1 de Castellón de la Plana admitió el pasado mes de febrero a trámite la querella contra dicha asociación por los delitos de amenazas y odio.En este caso, por el momento, se desconoce si ha vuelto a ser la misma asociación quien la realizara en la ciudad de Valencia.

En su escrito, VOX argumenta que el artículo 169.2º párrafo 510 del Código Penal recoge el delito de odio, que, además, al dirigirse contra Santiago Abascal en calidad de presidente de una formación política, tiene un ánimo manifiestamente deliberado de causar el terror tanto a él personalmente como a sus integrantes y simpatizantes.

De este modo, VOX solicita al Juzgado de Instrucción, a fin de acreditar la identidad del autor de los hechos, que se acuerde la declaración del representante de la asociación Subversives Castelló. Además, se solicita la comprobación por la Policía municipal de la pintada en la calle indicada en Valencia, así como aquellas otras que hubieran aparecido en la localidad.