La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha concluido que los test rápidos para detectar el coronavirus comprados hasta ahora por el Gobierno de Pedro Sánchez sólo aciertan totalmente en el 30% de los casos. En el 70% restante, podemos estar ante falsos negativos.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció este miércoles en rueda de prensa que España ha comprado en China de 550 millones de mascarillas y 5,5 millones de test rápidos por un coste de 432 millones de euros.

En un informe consultado por OKDIARIO, la SEIMC afirma, sobre los test rápidos que «los ensayos preliminares de las primeras pruebas disponibles en España indican una sensibilidad inferior al 30%». «Estos resultados impedirían su introducción en rutina. No obstante, existen formatos que requieren lectura fluorescente y que están pendientes de ser evaluados», agregan los expertos en microbiología.

Como desveló este periódico, el Ministerio de Sanidad ha facilitado a la Comunidad de Madrid 8.000 de estas pruebas en las últimas 48 horas. Un material que el Gobierno regional ya advertía que tiene una baja calidad, ya que su fiabilidad es inferior al 30%.

Ahora, este punto el grupo de expertos del SEIMC para el análisis del diagnóstico microbiológico del COVID-19 ha desarrollado una hoja de ruta como recomendación para los centros hospitalarios a la hora de hacer un tipo de prueba u otra.

En este sentido, en los casos en los que el paciente ofrezca resultados normales en una radiografía de tórax, tras una prueba de PCR (los tests lentos pero seguros), puede regresar al domicilio hasta conocer el resultado. En los casos en los que se detecte neumonía, corresponde hacer una detección rápida de antígeno (test rápido) que «tendría sentido con uno que tuviese una sensibilidad aceptable». Finalmente, si da positivo debe ingresar y si da negativo, no. Aunque en ambos casos debe estar aislado de su círculo familiar.

La conclusión final de estos expertos es que estas pruebas rápidas, tipo pruebas de embarazo, no deben seguir usándose ante su baja fiabilidad y pese a su rapidez (10 o 15 minutos). Conviene seguir usando los análisis PCR (reacción de la polimerasa, que detecta el ARN del virus en una muestra tomada de la garganta) por ser más seguros. Son los tests que está usando el Ayuntamiento de Madrid o las regiones de Galicia o Andalucía. «Actualmente la PCR sigue siendo la prueba de elección para el procesamiento de un elevado número de muestras», zanjan.

China lo explica

Por su parte, la Embajada china en España ha querido desentenderse de estos test de baja calidad. En un hilo en Twitter aseguran que los productos de la marca analizada (Bioeasy) no han sido donados por el Gobierno chino ni por empresas del país. Tampoco están en el catálogo ofertado por el Ministerio de Comercio del país asiático al Ejecutivo español para la compra de 432 millones.

Apostillan que «Bioeasy no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos».

https://okdiario.com/salud/biologos-avisan-70-millones-test-rapidos-comprados-gobierno-no-son-fiables-5361774