La disparidad entre los datos de casos de coronavirus confirmados que diariamente aporta el Ministerio de Sanidad y los contagios reales es la gran incógnita de la pandemia de coronavirus. Se trata de un dato esencial para, entre otras cosas, determinar el poder que el virus tiene para infectar y, por tanto, evaluar las medidas para hacerle frente. Sin embargo, Sanidad sigue sin disponer de ese marco, como confirman fuentes del Ministerio. La aproximación la aportan los investigadores que actualmente trabajan en precisar el alcance de la epidemia. Un modelo matemático de la Universidad de Sevilla aporta ya un dato valioso: los contagiados en las fechas en que el Gobierno despreciaba al coronavirus multiplicaban con creces los datos aportados oficialmente por Sanidad, la única referencia disponible para los ciudadanos.

El estudio lo realiza el profesor Antonio Durán, del Instituto de Matemáticas de Sevilla y toma como base los casos en Andalucía. Según sus cálculos, el 8 de marzo -día en que el Ejecutivo socialcomunista azuzó las manifestaciones ideológicas en todo el país- habría en esta comunidad hasta 2.890 infectados reales. Ese día, Sanidad no ofreció cifras, algo que sí venía haciendo en las jornadas anteriores. Pero si se toman los casos confirmados el día 6, cuando el Gobierno aún negaba los riesgos del nuevo coronavirus, apenas eran 21 los confirmados en esta comunidad. Es decir, los contagiados reales serían 137 veces más. La cifra total de infectados en España era, según el balance de Sanidad, de 365. 5 personas habían fallecido ya a consecuencia de la enfermedad.

El modelo permite deducir que, por entonces, el coronavirus ya estaba descontrolado.»Decisiones como suspender las manifestaciones del 8 de marzo se tomaron con cifras de infectados detectados de unos cientos de personas (en torno a 400 infectados detectados se habían acumulado el 6 de marzo). Si comparamos con lo ocurrido en Hubei, el 23 de enero se detectaron unos 400 nuevos infectados, cuando la cifra real rondaba los 2.500 nuevos infectados ese día. Posiblemente en España, ya había el 6 de marzo miles de infectados reales, por más que los detectados fueran 400. Por las razones que se dieron en España para no suspender las manifestaciones, uno tiende a pensar que pesó más la cifra de infectados detectados que las estimaciones que pudiera tener el Gobierno sobre los infectados reales», señala el autor.

Aunque avisa que hay que ser prudentes con las cifras, indica también que a fecha de 22 de marzo, las cifras de contagiados en esa misma comunidad oscilarían entre los 7.627 y los 13.825. Sanidad sólo confirmaba 1.725.

«Por las razones explicadas al inicio de esta entrada, las estimaciones de infectados reales son mucho mayores que las de infectados detectados», concluye el investigador, que señala que «si las estimaciones son correctas» habría actualmente «entre 4 y 8 veces más infectados reales que detectados». Extrapolándolo a toda España supondría hasta medio millón de infectados.

«Ésta es una de las razones por las que es necesario tomarse muy en serio las medidas de confinamiento, porque previsiblemente hay varios miles de infectados que todavía no saben que lo están, y si hiciéramos vida normal los afectados crecerían exponencialmente colapsando en poco tiempo el sistema sanitario», advierte.

Conocer el número real de contagiados resulta fundamental para la toma de decisiones sanitarias, basadas hasta el momento en meras especulaciones. El Ministerio de Sanidad no dispone de esos datos. Preguntado este viernes por el número real de casos, el portavoz Fernando Simón admitió que «eso es difícil» y reveló que el departamento, tres meses después de que se conociese el primer caso, no cuenta con esa información. «Vamos a hacer estudios en breve para poder valorar el impacto real de la epidemia», especialmente «en transmisión comunitaria, porque hay casos asintomáticos o con síntomas muy leves», explicó Simón. Casos que son la clave de que el coronavirus, un virus silencioso, haya tenido una penetración tan excepcional en la población.

Sin datos

El objetivo de Sanidad es disponer de un «cuadro claro» de la «transmisión real» en España que permita, entre otras cosas, valorar el posible nivel de inmunidad a raíz de la pandemia, lo que, según el portavoz técnico de Sanidad, «permitirá valorar qué puede pasar en futuras olas que puedan venir el invierno que viene. Si vienen».

El autor del mencionado estudio avisa que «la toma de decisiones epidemiológicas y políticas durante el desarrollo de una pandemia depende mucho de la información que se tenga sobre la evolución del número de infectados reales cada día». Y llama la atención sobre la diferencia entre el número de infectados reales y el de detectados, el que aparece en las estadísticas diarias.

«Pero el número de infectados detectados puede diferir bastante del dato realmente importante, el número de infectados reales» y «las razones de esa diferencia son múltiples».

En primer lugar, señala, un persona puede no mostrar síntomas hasta varios días después. En segundo lugar, tarda aún en acudir a los servicios sanitarios. En tercero, el diagnóstico puede llevar varios días. Sanidad calcula que entre una cosa y otra transcurren entre 7 y 10 días.

https://okdiario.com/espana/modelo-matematico-confirma-que-coronavirus-estaba-137-veces-mas-disparado-cuando-gobierno-lo-negaba-5368383