El líder de Vox, Santiago Abascal ha destacado en rueda de prensa que 17 días después de decretar el estado de alarma, trabajadores del sector primario siguen sin la protección adecuada, sin hacerse los test masivos, sin el apoyo a industrias y a empresas.

“La amenaza sanitaria y de ruina enconómica se ha acrecentado”, dijo y también la amenaza que supone estar en manos de un gobierno con “narcomunista”, destacó.

Por ello Abascal pide la “dimisión inmediata de Sánchez y de iglesia”, porque considera que “su gestión es nociva para los españoles, crea ruina y amenaza la libertad de los españoles”. Asimismo, proponen un gobierno de emergencia nacional para derrotar la pandemia y salvar el bienestar de los españoles.

Vox apuesta por un centro único de preparación y respueta de emergencia y salud pública y financiar “de forma máxima” todos los proyectos de lucha contra el virus. Además, apuesta por alojar en los hoteles a los enfermos leves e incrementar el salario de los sanitarios y de los médicos jubilados que se han sumado a la lucha contra la batalla.

Vox aseguró que sería “leal a los españoles”, y por ello “exigimos la conformación de un gobierno de emergencia nacional” con el fin de proteger a los españoles y que represente a la mayoría del pueblo español y cuente con las tres mayorías del Congreso y que “no ceda ni un milímetro al chantaje”. Apuesta porque este Ejecutivo de emergencia esté formado por técnicos sin militancia activa, que quiera salvar vidas, y “no tome decisiones pensando en las próximas elecciones, que asuma su responsabilidad de convocar elecciones libre de coronavirus y de ataques a la democracia”. Dicho gobierno, indicó Abascal, estaría formado por cuatro ministerios: Economía, Sanidad, Interior, Defensa y Exteriores.

En una rueda de prensa a cuatro, en la que participaron el líder de Vox, Santiago Abascal, el Vicepresidente Acción Política de Vox, Jorge Buxadé; el portavoz de Vox Iván Espinosa de los Monteros y el diputado de asuntos sanitarios del partido, Juan Luis Steegmann criticaron los nuevos decretos que indicó Espinosa de los Monteros, “no protege a los trabajadores” y que hará que el paro se dispare. “Hay que inyectar a la planta del empleo con liquidez antes de que se seque”, dijo.

Vox defiende que descienda un 60% la factura de la luz y se congelen todos los impuestos al menos tres meses y se eliminen las subvenciones a todos partidos políticos y sindicatos. Además, proponen que durante 3 meses el Estado pague el sueldo de todos los españoles -13 millones- que no podrán trabajar y compensar con el 20% de una prima de su sueldo a los que se están exponiendo en esta crisis con su trabajo. Piden la creación de unos bonos para afrontar esta inversión o destinar para ellos los fondos de la lucha contra el cambio climático.

Buxadé pidió un Gobierno libre de “la hipoteca del independentismo”, un Gobierno que aseguró, “trata de salvarse a sí mismo y que acalla a los medios de comunicación para escribir el relato que le conviene”. “Un gobierno cuyos socios siguen siendo la dictadura Cubana y Venezolana”, indicó el vicesecretario de Acción Política y que permite que las ONG en connivencia con las mafias sigan trayendo inmigrantes que superen nuestros hospitales.