Pedro Sánchez le gana un nuevo pulso a Pablo Iglesias. Las presiones del vicepresidente segundo para que se aprobase este viernes su medida estrella, la renta mínima, no han surgido efecto. La propuesta, una de las promesas electorales de Podemos enmarcada ahora en la lucha contra el coronavirus, no se ha aprobado en el Consejo de Ministros extraordinario de este viernes como solicitaba el líder morado y se retrasará, como mínimo, hasta mayo.

Ayer, no obstante, Iglesias volvió a presionar al PSOE reuniéndose con varios actores sin ningún cambio. Hoy la portavoz del Gobierno ha recordado que solo hay eso, «reuniones». Es más, María Jesús Montero ha ninguneado el anuncio del vicepresidente segundo ayer recordando que es el ministro José Luís Escrivá quién trabaja en eso.

El formato de esta nueva medida, que tal como avanzó este periódico Sánchez quería consensuar con los diferentes grupos parlamentarios, sindicatos, empresarios y actores sociales, se parecerá más a lo que propuso el PSOE en su programa que a lo defendido por Podemos. El Gobierno trabaja en un Ingreso Mínimo Vital destinado a los hogares más vulnerables y no en una renta mínima universal.

La nueva prestación estará sujeta al marco competencial de la Seguridad Social. Como ya pasa en la mayoría de países de Europa, con este ingreso mínimo el Gobierno busca garantizar al menos unos ingresos en los hogares españoles. Según fuentes socialistas, el objetivo es ayudar a las familias que acarrean situaciones complicadas a tener garantizados los derechos básicos.

Las mismas fuentes resaltan que la nueva ayuda irá más allá de la situación de emergencia que vive España. De hecho se pondrá en marcha cuando ya esté mejorando la crisis. Según el ministerio que dirige José Luís Escrivá, el principal objetivo es dar cobertura a aquellos grupos poblacionales que «siempre se ven afectados» cuando empeora la economía y el trabajo.

https://okdiario.com/espana/sanchez-no-cede-iglesias-impide-que-apruebe-renta-minima-plena-crisis-5434958