El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acaba de relajar las condiciones del estado de alarma tras hablar con las comunidades autónomas y, según ha afirmado el líder del PSOE, en base al criterio científico y un informe elaborado por sus técnicos. Pero la realidad, una vez más, dista mucho de ser literalmente así.

Es cierto que el presidente mantuvo este pasado domingo por la mañana una reunión virtual con los presidentes autonómicos a través de videoconferencia. Pero lo que oculta Sánchez es que los presidentes autonómicos reclamaron ese informe científico y la negativa fue rotunda. Porque se negó a mostrarlo, en caso de que lo tuviera.

La reunión virtual, de hecho, mostró la falta de lealtad del Gobierno de Pedro Sánchez hacia las autonomías: la unilateralidad del Gobierno fue absoluta y levantó las críticas, no sólo del PP, sino también, por ejemplo, del presidente vasco, Íñigo Urkullu, que no dudó en recordar que ese mecanismo de imposición se extiende ya a lo largo de semanas y no está nada conforme con él.

El lehendakari dedicó buena parte de su intervención en la conferencia de presidentes del domingo a poner en evidencia las imposiciones de La Moncloa y a denunciar su sistema puramente unilateral de toma de decisiones. Urkullu fue claro: «No es admisible». «Cada vez me resulta más difícil esta permanente escenificación», afirmó.

Madrid no comparte en absoluto esta postura de Pedro Sánchez. Pero, pese a los deseos del presidente, que no deja de afirmar que este rechazo responde a criterios políticos de Isabel Díaz Ayuso, lo cierto es que los presidentes de CataluñaGalicia, y País Vasco comparten ese frente crítico contra el líder socialista por sus imposiciones sin claros criterios técnicos ni científicos.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, también muestra su enfado por la comunicación de las decisiones sin posibilidad alguna de negociación.
Y no se trata sólo de un rechazo de aquellos que forman parte de partidos diferenciados del PSOE. En las propias filas socialistas, han empezado ya a surgir voces críticas, como la del castellano-manchego Emiliano García Page, que ha reclamado «participar más, y previamente, de las decisiones». Page ha exigido ya «coordinación y flexibilidad a la hora de afrontar las medidas desescalada».

Pero la escena vivida con el informe técnico sobrepasa cualquier otra sucedida previamente. Y es que, como han denunciado desde el Gobierno de Castilla y León, exigieron ese informe y no se entregó, «cuando el único argumento para relajar el estado de alarma podía serlo el científico». Y es que abrir la mano sin saber si se puede elevar el ritmo de contagios puede ser una temeridad.

A Pedro Sánchez no le preocupó esa queja y decidió ocultar el informe científico  en caso de que realmente contara con él en el momento en el que se desarrollaba la reunión virtual o cuando se tomó la decisión de abrir la mano.

https://okdiario.com/espana/pedro-sanchez-oculto-presidentes-regionales-informe-cientifico-que-avala-relajacion-del-estado-alarma-5450620