Santiago Abascal ha señalado lo injusto de la práctica parlamentaria en la sesión de control al Gobierno.

El líder de VOX ha denunciado este miércoles el funcionamiento que caracteriza este tipo de sesiones, pues apuntalan un sistema caduco y bipartidista y suponen un ataque frontal al pluralismo.

La práctica parlamentaria solo permite al presidente de VOX interpelar al presidente de Gobierno cada cuatro plenos, siendo el 12 de febrero la última vez que tuvo lugar este hecho.

Se da esta circunstancia con el tercer partido de España, que suma 52 escaños, pero no con el segundo, que acumula 89, y sí le está permitido hacerlo en todas las sesiones de control al Ejecutivo de Sánchez.

Frente a ello, Santiago Abascal ha indicado que VOX impugnará esta práctica y, si llegara a ser necesario, irá a los tribunales para defender a los casi cuatro millones de españoles que depositaron su confianza en VOX en las últimas elecciones.

También ha denunciado la maniobra de la presidenta del Congreso que ha negado a VOX el uso de la sala de prensa: ‘La señora Batet, ha denegado a VOX el uso de la sala de prensa para una videoconferencia con periodistas por ser el único partido en pedirlo. La mordaza contra VOX nos obligará hoy a contestar a través de un vídeo a la «trampa de La Moncloa» ‘.

Los «Pactos de la Moncloa»

Desde el Gobierno se intercalan los insultos de Adriana Lastra con las llamadas a la ‘unidad’ del Ejecutivo. Pero esta arenga propagandística tiene un objetivo claro y delimitado: diluir las negligencias del Gobierno de Sánchez en una fotografía común que atenúe responsabilidades.

Además, esta nueva maniobra propagandística de Iván Redondo, pretende sentar en la mesa a aquellos que quieren liquidar la nación y dinamitar el orden constitucional. VOX no ha llegado hasta aquí para compartir mesa, reunión y objetivos con ellos, especialmente en otra maniobra propagandística más.

VOX presentó su programa, Protejamos España, un conjunto de medidas destinadas a aplacar la crisis sanitaria, social y económica producida por el virus de Wuhan. Se aboga por la dimisión del Gobierno y por la elaboración de un gobierno de concentración formado por técnicos o expolíticos sin responsabilidades políticas actualmente.