El Gobierno de Pedro Sánchez ha remitido al Congreso un bulo sobre la cancelación del Mobile World Congress, sosteniendo todavía que este certamen internacional de tecnología previsto en Barcelona del 24 al 27 de febrero no fue suspendido por el coronavirus. Y es que el Ejecutivo pretende así restar importancia a este hito para tapar su tardanza a la hora de reaccionar frente al Covid-19.

En una respuesta parlamentaria —a la que ha tenido acceso OKDIARIO— al portavoz del PP en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo, Agustín Almodóbar, el Gobierno socialcomunista mantiene que la «cancelación del Mobile World Congress 2020 fue motivada por la retirada de algunas de las empresas más importantes que iban a participar».

Y en este contexto, Moncloa añade: «Por otra parte, se informa que todas las decisiones del Gobierno en relación con el Covid-19 están basadas en criterios técnicos y científicos, avalados por expertos, con la información disponible». La respuesta, tramitada por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla, tiene fecha del pasado 7 de abril.

La pregunta de referencia fue formulada por el portavoz del PP en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo, Agustín Almodóbar, el pasado 12 de marzo con el siguiente enunciado: «La ministra de Industria, Comercio y Turismo (Reyes Maroto) afirmó en su comparecencia el 19 de febrero que la suspensión del Mobile World Congress no se había producido por el coronavirus. ¿A qué motivos obedece por tanto tal suspensión?», planteó Almodóbar.

En aquella comparecencia, Reyes Maroto dijo textualmente: «Nosotros respetamos, como no puede ser de otra manera, la decisión que se ha tomado, pero en lo que a nosotros nos compete, que es la sanidad, ese elemento no está entre los motivos por los que se ha cancelado el Mobile»

Permitió el 8-M

Ante la pregunta formulada por el PP, Moncloa niega la realidad pese a las miles de muertes registradas en el país (13.798 fallecidos y 140.510 contagios confirmados a fecha de 7 de abril) y evita vincular la suspensión del marcroevento a la expansión del coronavirus. Y es que ateniendo el criterio seguido por los organizadores Mobile World Congress, que cancelaron su celebración por el riesgo de contagio a través de un comunicado oficial fechado el 12 de febrero, el Gobierno de Pedro Sánchez no debería haber permitido concentraciones masivas como las manifestaciones feministas del 8-M, que sólo en Madrid reunió a 120.000 personas cuando el virus ya estaba desbocado en la región.

En concreto, el comunicado oficial del Mobile World Congress ya decía el 12 de febrero (el primer paciente se registró en España el 31 de enero) que «la GSMA ha cancelado el MWC Barcelona 2020 porque la preocupación global con respecto al brote de coronavirus, la preocupación por los viajes y otras circunstancias, hacen que sea imposible para la GSMA celebrar el evento».