La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, asegura que los adscritos a un ERTE no son parados, pero lo que está claro es que no trabajan. Y ese paro temporal implica que, en estos días, todo ese volumen de personas incluidas en los expedientes de regulación temporal de empleo en tramitación se unen a los parados que ya refleja la EPA y a los autónomos que han reclamado la ayuda por el cese de actividad a causa del cierre de sus negocios y la crisis. El resultado de esa montaña de parados temporales y estructurales llega hasta el 37% de la población activa. Se trata de uno de los volúmenes de paro más dramáticos de la historia de España, provocados por la gestión de Pedro Sánchez en la crisis del coronavirus.

El cálculo es sencillo. El paro registrado marcó al término del mes de marzo, un volumen total de demandantes de empleo de 3.548.312 personas. Todo ello, después de que, debido al impacto del Covid-19, en términos desestacionalizados, el número de inscritos a las listas del paro haya aumentado en 311.037 personas en marzo respecto al mes anterior.

En la medición de la Encuesta de Población Activa (EPA) al finalizar ese mismo mes de marzo, el número total de personas paradas sumaba algo menos: 3.313.000. Y el número de ocupados era de 19.681.300 personas. Todo ello, mientras el propio INE avisaba ya en su medición de que los efectos del Covid-19 se empezaron a notar sólo a mediados de marzo. Según los datos de la Seguridad Social, marzo terminó con un descenso de 833.979 afiliados, su mayor recorte de la historia.

Pero la propia EPA aclaraba que no ha tenido en cuenta los ERTE. Según la EPA, la crisis del coronavirus destruyó 509.800 empleos en la segunda mitad de marzo, pero advierte también de que la caída de la ocupación no incluye a los mencionados afectados por un ERTE. De hecho, esa misma EPA añadía en su explicación que 562.900 personas se han visto afectadas por paros temporales de empleo ya tramitados.

La aclaración implica que el volumen total de personas adscritas a un ERTE debe ser sumado al de parados ya declarados en la EPA. ¿Y cuántos son los adscritos por ahora a un ERTE? La respuesta no se encuentra en los 562.900 citados por el INE, porque los ERTE solicitados y en tramitación son muy superiores: afectan ya a 4,2 millones de personas. Lo que implica que, sólo con las cifras repasadas, el paro, cuando menos, temporal llega hasta los 7,5 millones de personas.

Autónomos

Y aún quedan por sumar los 1,12 millones de autónomos que han solicitado la ayuda por cese de actividad. Con lo que el volumen total, por ahora, de parados temporales llega hasta los 8,6 millones de personas. Y sobre una población activa de casi 23 millones de personas, eso implica que la tasa de paro cuando menos temporal alcanzaría ya el 37%.

Se trataría de parados, cuanto menos, temporales, porque una parte muy importante de ellos son parados sin ERTE. Pero es que, además, nada parece indicar que la salud económica y de las empresas vaya a permitir que cuando se levante la prohibición de despedir de forma estable por la Covid-19, los negocios vayan a poder reabsorber a esa montaña de personas adscritas a los ERTE. Es decir, que una parte importante de esos 8,6 millones de personas se quedará en el paro durante un tiempo superior al de los ERTE debido a las quiebras de las empresas.

Sólo por dar otro dato del drama económico provocado por Pedro Sánchez, los hogares con todos sus miembros en paro han ascendido ya en los tres primeros meses de este 2020 un 6%, en comparación con los datos del trimestre anterior, y alcanzan ya las 1.073.800 familias, de acuerdo con los datos de esa misma Encuesta de Población Activa. Por su parte, los hogares con todos sus integrantes ocupados bajaron en 102.100 en relación al trimestre anterior (-0,95%), hasta un total de 10.696.400 familias.

https://okdiario.com/espana/desastre-economico-pedro-sanchez-parados-temporales-alcanzan-ya-tasa-del-37-poblacion-activa-5536062