El vicepresidente del Gobierno ha desatado su odio en la tribuna, desde donde ha apelado a la Guerra Civil.

Tal y como hiciera ‘La Pasionaria’ poco antes del asesinato de uno de los líderes de la oposición en 1936, Calvo Sotelo, Pablo Iglesias ha lanzado una advertencia cargada de inquina ante la Cámara Baja.

Si en aquel momento se refirieron al diputado monárquico para sentenciar que “este hombre ha hablado por última vez”, en esta ocasión, décadas después, Pablo Iglesias ha asegurado que, lo que él ha denominado “pueblo”, “se quitará de encima la inmundicia que ustedes representan”, en referencia a la bancada de VOX.

“Ustedes representan el odio, la hipocresía y la miseria moral”, ha afirmado el vicepresidente del Gobierno segundos antes de asegurar que el pueblo español se quitará de encima lo que representa VOX y, por extensión, los casi cuatro millones de españoles que depositaron en nosotros su confianza.

Las reacciones

Hermann Tertsch, diputado de VOX en el Parlamento Europeo, ha señalado que «Hoy es un gran día porque a partir de ahora Pablo Iglesias ya no hará más que el ridículo con su tonillo de predicador después de haber mostrado en toda su crudeza su identidad real del viejo y eterno matarife comunista matón y brutal».

El líder de VOX, Santiago Abascal, también ha respondido a estas graves declaraciones: “El vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias, émulo de los criminales golpistas Pasionaria y Largo Caballero, dirigiéndose con odio incontrolado a una mujer y apelando a la guerra civil desde la tribuna del Congreso. Totalmente enloquecido e inhabilitado para la política.