Pedro Sánchez ha puesto encima de la mesa un fondo de ayuda a las comunidades autónomas para que puedan afrontar el gasto extra ocasionado por el coronavirus y la consiguiente pérdida de recaudación fiscal causada por la crisis económica derivada de la enfermedad. Se trata de un fondo de 16.000 millones de euros. Pero la habitual forma de utilizar cualquier medida por parte de Sánchez para implantar su agenda política e ideológica volverá a hacer acto de presencia en la materialización del reparto de este fondo global: porque las autonomías del PP, con impuestos más bajos -en especial Madrid-, verán recortado el envío de la parte correspondiente de esos fondos si no suben sus impuestos regionales como Sucesiones, Donaciones o Patrimonio.

El argumento socialcomunista para semejante medida pasa por el hecho de que, si los Gobiernos del PP no están dispuestos a cobrar más impuestos a sus habitantes, no tienen que recibir todos los fondos que les corresponden por el Covid-19. Porque, según el presidente del Gobierno, primero tienen que apurar su capacidad recaudatoria.

La orden viene directamente de Pedro Sánchez. Porque, según su razonamiento, los 16.000 millones de euros integran un instrumento excepcional, al margen del sistema de financiación autonómica, diseñado para proporcionar a los gobiernos autonómicos de régimen común los recursos necesarios para compartir las necesidades sociales y sanitarias que en 2020 va a provocar el Covid-19. Y, por ello, de nuevo según él, no sería justo que las comunidades autónomas del PP, con menos impuestos, no se adaptasen a lo que él denomina «corresponsabilidad fiscal».

¿Y qué es esa «corresponsabilidad fiscal»? Pues que todos los territorios cobren los mismos impuestos. Una igualación que, por supuesto y siguiendo la tradición socialista, se debe realizar subiendo los impuestos de los territorios con menos cargas fiscales, no bajando los tributos de las regiones que más saquean a sus habitantes.

Sánchez considera que en las regiones del PP se hacen «regalos fiscales a quienes más tienen», y que eso tiene que acabar. Porque, en caso contrario, las ayudas irían a fines no deseados.

Mayores impuestos

Sánchez olvida simplemente el hecho de que, con mayores impuestos en las comunidades socialistas, lo que se ha conseguido es bajar la recaudación fiscal por el desastre económico y la menor creación de riqueza y de empleo generada. Precisamente, por culpa del castigo fiscal.

Pero para él, eso es lo de menos. Quiere castigar a los territorios donde no se vota a la izquierda y pretende usar el fondo de 16.000 millones para imponer sus deseos y dotar de más ayudas a las regiones con políticas de izquierdas.

El Gobierno, de hecho, asediado por la crisis del coronavirus, ya ha comunicado internamente su deseo de subir el Impuesto de Patrimonio, el de Sucesiones y el de Donaciones. Y el de obligar a todas las regiones a asumir esas subidas por medio de un impuesto mínimo obligatorio. La Comisión de Hacienda del Congreso, ya ha confirmado ese deseo, en boca de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha remarcado que apuesta por el hecho de que contribuyan «más» los ciudadanos con más rentas a través de las figuras tributarias vigentes, como el Impuesto de Patrimonio. Y de que lo hagan en todos los territorios españoles.

https://okdiario.com/espana/chantaje-sanchez-autonomias-del-pp-si-no-suben-impuestos-tendran-menos-dinero-del-fondo-anticovid-5580222