Macarena Olona, secretaria general y portavoz adjunta del Grupo Parlamentario de VOX en el Congreso, se ha pronunciado recientemente sobre la polémica extensión sine die del Estado de Alarma.

La diputada por Granada que, recordemos, es abogada del Estado, ha reaccionado en contra del intento del Gobierno y del mismo presidente Sánchez de trasladar a la opinión pública que la única alternativa viable para controlar la movilidad de los españoles es la prolongación, cada 15 días del Estado de Alarma durante un periodo cada vez más extenso de tiempo.

Las informaciones recientes apuntan ya a que el presidente está planteando la extensión de dicho Estado de Alarma durante un mes más. Ante estos rumores, Macarena Olona ha reaccionado proponiendo la utilización de la Ley de Seguridad Nacional, concretamente a través de su artículo número 23 apartados del 1 al 3 en los que, a juicio de la diputada de VOX, el Gobierno podría basarse para mantener algunas de las principales restricciones a la movilidad de los ciudadanos.

Sin embargo, lo que a juicio de Olona resulta intolerable son las «restricciones» de derechos fundamentales como el de manifestación o la monitorización a la que, presúntamente, está sometiendo este Gobierno a sus ciudadanos.

VOX, en su compromiso por dar voz a los españoles, anunció hace unas semanas el registro de un Recurso de Inconstitucionalidad contra el Estado de Alarma diseñado y decretado por el Gobierno Sánchez. Éste, que ya ha sido aceptado por el Tribunal Constitucional, solicitaba la revisión de los artículos 7, 9, 10 y 11 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (y siguientes), por el que se declara el estado de alarma y la orden SND/298/2020, de 29 de marzo, por la que se establecen medidas excepcionales en relación con los velatorios y ceremonias fúnebres.

Todo ello se ha utilizado, sin embargo, para tratar de desinformar acerca de la posición del partido sobre el confinamiento de la población. VOX es consciente de la grave situación creada por la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 y de la necesidad  que había de adoptar medidas que contribuyeran a preservar la salud y seguridad de los españoles.

Sin embargo para el partido también resultaba absolutamente obligado el plantear este recurso de inconstitucionalidad, en el convencimiento de que, a la excepcionalidad de la situación, sólo podía hacérsele frente dentro de los mecanismos constitucionales y no al margen de los mismos. Únicamente reafirmando la primacía de la Constitución, como manifestación originaria de la soberanía nacional, saldría nuestra democracia fortalecida de esta crisis.

Aceptar que la gravedad de la crisis puediera permitir una derogación de nuestro Texto Constitucional supondría una inaceptable degradación democrática que los Diputados firmantes de este recurso no estaban dispuestos a tolerar.