El Ministerio de Interior no envío ni un solo policía a la cacerolada contra el Gobierno que este miércoles se celebró en Moratalaz (Madrid) pese a que existía la convocatoria de un grupo ultraizquierdista afín a Podemos para reventar la protesta. Un joven taxista y su pareja fueron agredidos sin que un solo agente policial estuviera allí para protegerles.

Este colectivo, llamado Distrito 14, había organizado horas antes una concentración paralela con el claro objetivo de reventar la cacerolada pacífica diaria contra la gestión de Pedro Sánchez. A pesar de que este grupo colgó en Twitter un cartel donde informaba de la hora y el lugar de la protesta, Interior no montó un dispositivo policial para evitarlo.

La protesta contra el Ejecutivo lleva varios días celebrándose en ese distrito madrileño sin un solo incidente. Sin embargo, Distrito 14 decidió que estos manifestantes no tenían derecho a mostrar su opinión política y pasaron a la acción. En el cartel de la contramanifestación lo dejan claro: «Menos cacerolas. Miércoles 20 de mayo. Av. Moratalaz a las 20:30″, indicaban junto a la imagen de un hombre con la bandera de España en el punto de mira.

Fuentes presentes este miércoles en la avenida de Moratalaz aseguran a OKDIARIO que en el momento de la reyerta «no había ni un sólo policía». Los antifascistas, con una intención de provocar, atravesaron la manifestación constitucionalista lanzando insultos a las personas que se concentraban con banderas de España. «¡Puta fascista!», gritaron a Mamen, la mujer del taxista agredido.

Inicialmente, ninguno de los manifestantes quiso contestar a las provocaciones e insultos. «La mayoría de los manifestantes eran personas de edad avanzada», apuntan fuentes presenciales. Pero, como era de esperar, en algún momento saltaría la chispa. Mamen, de 40 años y  peluquera, se manifestaba con su pareja taxista, Alberto. Ambos son autónomos y llevan dos meses sin poder trabajar y sin cobrar ninguna prestación. A Mamen la insultaron y trataron de amedrentarla físicamente. Alberto reaccionó rápido y lo impidió. De repente una avalancha de antisistemas se enfrentaron a él en una acción coordinada de «todos contra uno».

«Allí no había policía, ningún furgón», cuenta este taxista a OKDIARO. En las imágenes de la reyerta colgadas en Internet se puede observar cómo efectivamente no había presencia policial. «Tardaron en venir mucho tiempo», asegura Alberto. “Estoy seguro que fueron órdenes de arriba”, apunta.

Mamen añade que «el día anterior hubo un gran despliegue policial». Sin embargo, coincidiendo con las palabras del vicepresidente Pablo Iglesias animando a montar escraches en los domicilios de Isabel Díaz Ayuso y de Santiago Abascal, entre otros, «dejó de venir la Policía».

Antecedentes

El colectivo ultraizquierdista de Distrito 14 acumula altercados. Su antecedente más conocido fue su campaña titulada «La caza del pijo» en la que apalearon a una militante de Ciudadanos que disfrutaba de las fiestas de Moratalaz en la caseta del partido naranja en julio de 2016.

Todo ello desató un tsunami político. Los grupos municipales de la oposición, en ese entonces Partido Popular y Ciudadanos, pidieron aprobar una moción de condena a esa agresión. Sin embargo, el partido que gobernaba, la coalición en la participaba Podemos y estaba liderada por Manuela Carmena apostó por apoyar a este grupo violento. Les permitió hacer una rueda de prensa en la Junta Municipal del distrito para argumentar el porqué de la iniciativa de «La Caza del Pijo» y de camisetas con lemas como «Odia a Cristina Cifuentes».

Así lo ha recordado el actual alcalde José Luis Martínez-Almeida que ha responsabilizado a Distrito 14 de los altercados de Moratalaz. Este grupo penetró entre los manifestantes con banderas de España y el joven taxista acabó en el hospital tras el apaleamiento.

«Este tipo de comportamientos no tiene cabida en la ciudad de Madrid. Son violentos que durante la legislatura pasada hicieron La Caza al Pijo. Reivindicaron estos hechos, se intentó una condena, y es el discurso del odio el que caracteriza a ‘Distrito 14′», ha expresado el regidor en rueda de prensa.

Para Almeida, que ha contactado con el taxista agredido, estos hechos son «consecuencia de la banda ‘Distrito 14’, que cree que los demás no tienen los mismos derechos». Así, ha afirmado que «ayer miércoles no hubo dos bandos enfrentados, sino que hubo una concentración pacífica».

La concejal de Seguridad, Inma Sanz, en la misma rueda de prensa, ha recordado que la Policía Nacional mantiene «abiertas diligencias» y ha indicado que la participación de Distrito 14 en altercados «no es nueva, ya se produjeron agresiones, y es evidente que esos altercados tienen bastante que ver con esos grupos». Además, ha advertido que «hay vídeos en esas redes sociales y no será difícil identificar».

Versión del grupo violento

Por su parte, Distrito 14 se defiende asegurando que ellos sólo defendían la sanidad pública y que «no ha habido ningún apuñalamiento». Tras causar politraumatismos al joven taxista, acusan a los medios de comunicación de difundir «mentiras» para criminalizarlos, y que «no se habla» de un «compañero» con la nariz rota. Han vuelto llamar a sus seguidores a concentrase de nuevo en la plaza.

https://okdiario.com/espana/marlaska-no-envio-policia-moratalaz-pese-convocatoria-ultraizquierdista-alentada-podemos-5641793