El turismo en España cae drásticamente y alcanza cifras sin precedentes.

El turismo, una de las industrias que conforman el principal motor de la economía de nuestro país, se hundió durante el estado de alarma e hizo perder a nuestro país 27 millones de turistas.

Debido a esta caída y a la ausencia de los casi 30 millones de personas que nos habrían visitado en condiciones normales, España dejó de ingresar 19.000 millones de euros.

Nuestro país recibió dos millones de turistas durante la primera mitad de marzo, siendo cero el número de visitantes durante la segunda debido al cierre de fronteras y al estado de alarma.

Datos en perspectiva

Estos datos de marzo contrastan con los del año pasado e implican una caída de hasta el 64% en relación con las cifras del ejercicio anterior.

En abril, las llegadas de visitantes de otros lugares del mundo se redujeron a cero, suponiendo contadas excepciones los casos permitidos. Mayo transcurrió en idéntica situación y, por ahora, continuamos expectantes ante las cifras de junio a la espera de que el Gobierno tome en consideración las islas.

Cabe recordar que España llevaba hasta nueves años consecutivos marcando récord de ingresos debido a este sector, interrumpido ahora por el Covid-19.

El papel del Gobierno

El turismo, marcado por la pandemia, se ha visto agravado por la nefasta gestión del Gobierno en todos los ámbitos: sanitario, social y económico. Prueba de ello son las indicaciones que el gobierno francés dio a sus ciudadanos el pasado 24 de mayo, cuando les recomendó no viajar a España.

Al gobierno francés se sumó pronto el alemán, que también instó a lo mismo. Estas recomendaciones han de situarse en un contexto cuasi diplomático, pues fue el propio Sánchez el que habló de someter a cuarentena forzosa a todos los turistas que llegaran a España.

Abril y mayo: VOX lanza varias iniciativas para incentivas el turismo

El pasado treinta de abril VOX presentó una batería de propuestas destinadas a reflotar uno de los principales motores de nuestra economía, que representa hasta el 12% de producto interior bruto (PIB). Se suman así a las posteriormente expuestas por el vicepresidente primero de VOX, Jorge Buxadé, a mediados del pasado mes de mayo. Entre las medidas presentadas ya en abril, se contemplan las siguientes:

– Instar y promover todos los mismos criterios en todo el territorio de la nación. 

– Medidas para el aplazamiento del pago de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social.

– Puesta en marcha de un plan nacional extraordinario de dinamización de la demanda interna para paliar los efectos que tendrá la caída del turismo internacional, con medidas tales como descuentos para los viajes para los residentes en la Península que vayan a hacer turismo en las islas.

– Puesta en marcha de un plan urgente e inmediato de captación de turistas de países sin restricción de viajes.

– Adoptar medidas a corto plazo para asegurar la liquidez de las empresas del sector.

– Instar al ICO para que establezca con las entidades financieras y compañías de seguros un sistema de avales para los vales o vouchers que se vayan emitiendo por las agencias de viajes por las suspensiones de los viajes por razón de la COVID-19.

– Constituir un fondo público para la compra y lease-back de activos turísticos para que sus propietarios no se vean forzados a vender a precios bajos a inversores ventajistas. Dado el contexto de tipos bajos de interés que existe en estos momentos, no será difícil para dicho fondo titularizar o buscar salidas en el mercado que impliquen que la constitución del mismo no sea una carga para la hacienda pública.

– Recuperación del IVA repercutido en pagos anticipados por cancelaciones o cambios de reservas.

– Creación de una línea de medidas que impulsen la renovación en los establecimientos del sector turístico. Dada la escasa previsión de turistas, esto permitirá que en los establecimientos turísticos se acometan las obras necesarias para la renovación de sus equipamientos o instalaciones de manera que, una vez superada esta crisis, podrán ser más competitivos. Asimismo, se generarán puestos de trabajo en otros sectores como el de la construcción o reformas que emplea a pymes, micropymes y  autónomos.

– La aplicación efectiva de la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior, conocida como la Directiva Bolkestein, con el objetivo de conseguir una mayor simplificación en los procedimientos y trámites para el acceso y ejercicio de una actividad de servicios y un sistema de cooperación administrativa entre las autoridades competentes de los Estados miembros, así como la puesta en marcha de nuevos establecimientos y reorganización de los existentes.

– Aplazamiento de préstamos e hipotecas por el plazo de un año, para evitar que la avalancha de impagos obliguen a la banca a provisionar fondos dejando sin liquidez al sistema como pasó en 2008.

– Llevar a cabo todas las acciones necesarias para ejecutar, en el marco de la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, con el fin de aplicar un tipo reducido del 4% al IVA turístico y la reducción generalizada de todos los tipos de IVA al mínimo del 15% para reincentivar el consumo.

– Suspensión durante la vigencia del Estado de Alarma de IVA, IRPF y pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades (IS). Además de suspender el devengo de cuotas de la seguridad social, tanto de trabajadores por cuenta ajena como de autónomos con carácter retroactivo y mientras dure el confinamiento.

– Flexibilizar los requisitos para la recuperación del IVA impagado durante los ejercicios 2020 y 2021 ante el previsible incremento de los impagos.

– Inaplicación de la limitación a la deducibilidad de los gastos financieros durante los ejercicios 2020 y 2021.

– Suspender todos los impuestos que gravan el consumo de suministros, así como el impuesto de sucesiones.