Pocas veces hemos visto sin sonrisitas o gestos entre nerviosos y socarrones al ministro mientras escucha a la oposición, es decir, a VOX. Hoy, sucedió. Quizás, debajo de toda la indecencia que representan las acciones del ministro, todavía quede algo de conciencia.