La propuesta del gobierno de España es realizar cambios del poder judicial y que pueda el gobierno elegir a los jueces. Esto sería una copia de los cambios que realizó la Generalidad de Cataluña. Esto es una muestra de que el gobierno quiere cambiar la justicia en España a medida del Gobierno actual y no habrá separación de poderes.