Estamos viviendo en pleno siglo XXI una censura extrema. Los verificadores de bulos de las redes sociales se han vuelto locos y ya no se puede compartir nada, porque cualquier cosa es censurable.