Estados Unidos entra en una fricción con China por el tema de fabricación, Estados Unidos compra el 80% de sus minerales a China y el resto a otros países, esto afecta a las industrias más importantes de Estados Unidos, teniendo en cuenta las empresas que ya han reducido su plantilla y otras que pueden cerrar.