La actitud de Pablo Iglesias y Pablo Echenique no son muy normales ni constitucionales, una serie de actos por parte de la juventud en Barcelona y otras ciudades que están a favor de Pablo Hasel y en contra de su detención, no deberíamos de favorecer todo esto.