La nueva Administración de Estados Unidos ha decidido bombardear Siria