El Gobierno amenaza con sanciones a los convocantes del 8M, prohibirá «las grandes concentraciones», pero no las disolverá, solo sancionará a sus participantes. Lo ha contado en HOY RESPONDE  de OKDIARIO el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. Franco ha dejado claro que «no podemos permitir que las calles de Madrid se llenen de gente el 8M».  «Eso lo vamos a prohibir», ha añadido. Preguntado qué son «grandes concentraciones», Franco ha puesto como referencia las ratios de la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid de este verano que desaconsejaba concentraciones de más de 600 personas. Es un informe de hace seis meses. «Dijimos 500 el otro día por ser más restrictivos que la Comunidad», pero que el problema -ha añadido- «es que por debajo de esa cifra quieran juntarse manifestaciones distintas en un solo punto».

«Es evidente -ha reconocido el Delegado del Gobierno- que las manifestaciones del 8M en cuanto a cifras desbordan esto en mucho», y «hay que ser especialmente cuidadosos». José Manuel Franco señala que «bajo ningún concepto, lo que no podemos permitir, es que las calles de Madrid se llenen de gente el día 8 de marzo». Franco ha sido claro en esta parte: «Eso lo vamos a prohibir. Las grandes concentraciones el día 8 de marzo, y cualquier día, se van a prohibir».

Es decir que no se autorizarán concentraciones que comuniquen una presencia mayor de 500 personas. El Delegado del Gobierno en Madrid ha confirmado que, a primera hora de la mañana, ya eran 60 las concentraciones del 8M comunicadas. Asegura José Manuel Franco que todas ellas han comunicado también que no asistirán más de 500 personas. Hay otras 30 además comunicadas de otros asuntos diferentes al 8M. «Se les está exigiendo -asegura- que digan las personas que van a ir y, por supuesto, que cumplan las medidas de seguridad en lo relativo a distancia, mascarillas, etc… Y, si no, se prohibe».

La recomendación del delegado del Gobierno en Madrid es evitar concentraciones: «Yo pido -ha dicho José Manuel Franco- que se eviten las manifestaciones, que se busquen otras fórmulas para reivindicar los justos derechos que están reivindicando pero sin la presencia masiva en la calle». Pero insiste en que, desde su responsabilidad, tiene que garantizar dos derechos que pueden chocar ese día: el derecho a manifestarse y el derecho a la salud.

Preguntado Franco qué hará si hay concentraciones inferiores a 500 personas que intentan juntarse el 8M, el delegado del Gobierno en Madrid responde que «sancionarles, recomendarles que se disuelvan, pero no disolver». Aduce que ese es el criterio de los responsables policiales. «Es un tema muy complicado -señala- y me pongo en la piel de la Policía Nacional que hace un trabajo magnífico. Ellos creen que, al disolver, puedes provocar efectos contraproducentes porque se extienden los manifestantes por las zonas aledañas» y ocasionar un problema sanitario y de seguridad mayor.

Preguntado José Manuel Franco por las declaraciones de Pablo Echenique desafiando a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, José Manuel Franco ha dicho que no le gustan las declaraciones del portavoz parlamentario de Podemos. La ministra Darias señaló con claridad que este año «no ha lugar» a las manifestaciones del 8M. Horas después, Echenique afirmó que Podemos sí iría a las manifestaciones.

José Manuel Franco deja claro, de manera diplomática, su desagrado: «Si la ministra de Sanidad dice una cosa, pues hay que hacerle caso». Franco reconoce que, con declaraciones como la de su socio de Gobierno, se confunde a la ciudadanía. «Lo que no podemos es confundirle cambiando de medidas cada día ni podemos confundirles con discursos que a veces -matiza- parecen contradictorios y generar ese tipo de confusiones». Y dicho eso repite: «Lo ideal es que el día 8 no haya concentraciones en las calles de Madrid».

Franco trata de desligar a Podemos como partido («Echenique  es el portavoz del grupo parlamentario») de los miembros de Podemos en el Gobierno. «Yo a los miembros de Podemos en el Gobierno no les he oido decir que vayan a manifestarse; es más la ministra de Igualdad Irene Montero ya ha dicho que ella no irá y acatará lo que dice la ministra de Sanidad. Otra cosa es lo que dice el señor Echenique». Franco se muestra convencido de que Montero no irá porque «es lo lógico y lo coherente».

Año pasado

José Manuel Franco no se arrepiente de haber autorizado las manifestaciones del 8M porque «esto es como la quiniela, si supiéramos antes lo que va a pasar». Pero sí reconoce el delegado del Gobierno que fueron «un foco de contagio», pero añade que «como el resto de concentraciones que hubo» y cita partidos de fútbol, conciertos «y unas pruebas selectivas de la Comunidad de Madrid en las que hubo miles de personas y no se tomó ningún tipo de medida».  El 8M dice que «hubo muchas otras cosas».

fuente: https://okdiario.com/tv/gobierno-amenaza-sanciones-convocantes-del-8m-pero-no-disolvera-manifestaciones-6882763