Trump presiona a diferentes instituciones de los Republicanos para que dejen de usar su nombre y su imagen para recaudar fondos, sin autorización.