Pablo Iglesias dejará de estar aforado al abandonar su cargo y su acta de diputado y podría ser juzgado y en un supuesto caso podría ser condenado como cualquier ciudadano. Al abandonar su acta para presentarse como candidado a la Comunidad de Madrid perdería, CNI, vicepresidencia y su acta.