Cada vez más y a pasos muy acelerados se nota una España cada vez más despierta. Una España que no cree en todo lo que se dicta por parte del régimen, los españoles tratan con mas cautela, incredulidad y escepticismo las noticias y los hechos que están llevando a España a la ruina en todos los ámbitos.