Pablo Iglesias empieza con mal pie su campaña a las elecciones autonómicas del próximo 4 de mayo en Madrid. Para evitar abucheos y espontáneos ha realizado la presentación de su candidatura desde la sede de su partido. Frente al Partido Popular que llevó a cabo la puesta de largo de su lista electoral en un parque público abierto, los morados se han atrincherado en un plasma.

El acto ha empezado con una hora de retraso. Aunque estaba previsto su arranque a las once y media de la mañana, no ha sido hasta las doce y media cuando este Jueves Santo ha comenzado el primer discurso, el de la vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz.

Los discursos se han desarrollado en la frialdad de una sala oscura donde sólo estaban los candidatos. Ni rastro de militantes o de medios de comunicación. El equipo de Podemos ha decidido blindar su sede de presencia de informadores. Únicamente estaban en la sala una serie de trabajadores del partido que se han encargado de tomar fotografías y vídeos para la prensa que ni sabía donde era el evento.

A lo largo de las diferentes intervenciones los miembros de la lista de Pablo Iglesias han reconocido la falta de entusiasmo. «Tenemos que animarnos», ha pedido en un momento dado el coordinador del partido en la Comunidad de Madrid, Jesús Santos, al ver que los discursos tenían un tono muy monótono.

Por su parte, el candidato Pablo Iglesias ha reconocido implícitamente que la marca de Unidas Podemos está en claro retroceso y ha anunciado que basará su campaña en luchar contra el abstencionismo. Quiere que los que algún día votaron al partido morado acudan a las urnas el próximo 4M aunque sea para votar a PSOE o Más Madrid.

Votos al PSOE y Más Madrid

«Quiero que quienes están hartos de corruptos, en silencio, con tranquilidad, con el boca a boca… haga el sencillo acto de votar. Consigamos que todo el mundo se pueda dar ese gusto de responder a las provocaciones con papeletas. Tenemos que sumar las tres candidaturas, con una actitud cooperativa podemos ganar», ha relatado el líder morado.

«Estamos cansados de las barbaridades que dicen en la televisión. Nosotros no vamos a buscar el enfrentamiento», ha asegurado Iglesias a pesar de que su llegada a la política se ha basado precisamente en confrontar con la derecha de todas las formas posibles. «El día 4 vamos a ir sin hacer ruido a dejar la papeleta para que las izquierdas gobiernen en Madrid. No vamos a soltar pullitas [contra el PSOE y Más Madrid]. El mayor factor que desmoviliza a los barrios humildes es pegarnos entre nosotros. En cada entrevista que me hacen intentan buscarme las vueltas para que diga algo contra el resto de candidaturas que son necesarias para armar un Gobierno de cambio pero no diré ni una palabra», ha relatado el ex vicepresidente.

Del mantero a la condenada

Por otra parte, Iglesias ha hecho un repaso por los integrantes de candidatura. Ha puesto en valor la figura del portavoz del sindicato de mantero como «el mayor español que se presenta a las elecciones del 4M». «Es más español que cualquier ultraderechista al que el señor Sarasola le haya puesto un piso, que haya vivido de los chiringuitos de Esperanza Aguirre o que aparezca en los papeles de Bárcenas», ha apuntado. «La España que trabaja, la gente de verdad, las pasa putas, tiene que hacer muchas cosas para tener una vida mejor», ha indicado en referencia al líder mantero.

Del mismo modo, ha subrayado el orgullo que supone que Isa Serra sea su número dos. «Ha sido víctima de un montaje por defender a los más débiles». Igualmente, ha destacado fichajes como Ángel Hernández, activista a favor de la eutanasia; Vanesa Lillo, líder de Izquierda Unida y del Partido Comunista o Agustín Moreno, histórico sindicalista de CCOO

fuente: https://okdiario.com/espana/pablo-iglesias-arranca-campana-4m-blindado-plasma-7037078