La ofensiva de Podemos contra el periodismo crítico para intentar amordazarle sube un nuevo escalón. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ha anunciado que «vamos a emprender acciones legales» contra Eduardo Inda, director de OKDIARIO, por su intervención este lunes en El Programa de Ana Rosa, cuando en el espacio de Tele 5 se comentaba el vídeo electoral de Podemos poniendo en la diana a varios periodistas de distintos medios.

«Una gente que señala a periodistas, una gente que pide que una persona inocente como yo vaya a la cárcel, es gentuza, es chusma», ha afirmado Inda en el programa que dirige Ana Rosa Quintana. Y ha añadido: «Algún día los medios de comunicación tendrán que reflexionar lo que ha sido durante los últimos siete años la promoción constante de este personaje, de su partido, cuando es un partido antidemocrático, un partido financiado por dos dictaduras. Por la venezolana, que asesina a los disidentes y a la gente que no comulga con ellos. Y por la dictadura iraní, que cuelga a homosexuales por el hecho de serlo y que lapida a mujeres».

Según el líder de Podemos, «el silencio de la presentadora [Ana Rosa Quintana] mientras, entre insultos, [Eduardo Inda] nos acusaba falsamente de delitos gravísimos, simplemente revela lo que es la ultraderecha mediática», asegura Iglesias en el tuit en el que anuncia la querella contra el director de OKDIARIO.

Sin embargo, los vínculos laborales y económicos de Pablo Iglesias con la Venezuela chavista y la teocracia iraní están de sobra acreditados.

Los 7 millones de Chávez

En abril de 2016, OKDIARIO y otros medios españoles revelaron que Hugo Chávez firmó personalmente la concesión de 6,7 millones de dólares a Juan Carlos Monedero, Jorge Verstrynge y Pablo Iglesias para «llevar la Revolución a España y luchar contra el capitalismo», a través de su Fundación CEPS, el germen de lo que poco después sería Podemos. 

El funcionario que tramitó los pagos fue Rafael Isea, un militar chavista, ministro de Finanzas y Planificación, y que es hoy un ‘arrepentido’ que vive protegido por las autoridades federales de Estados Unidos, donde está refugiado. Precisamente fue la Administración de Washington la que hizo llegar estos documentos a la Policía española.

Los documentos explicaban que los pagos se realizaron en 2008 (1,9 millones de dólares), 2009, 2010 y 2011 (3,1 millones de dólares) y 2012, 2013, 2014 y 2015 (1,7 millones de dólares), por el propio Isea, antes de escapar en 2013 a Estados Unidos como testigo protegido de la DEA, la Agencia de EEUU contra las drogas. En todo caso, desde el año 2003 la Venezuela chavista venía entregando fondos a la Fundación CEPS.

Esa documentación demostró que los que luego se convertirían en fundadores del partido morado no sólo asesoraban a través de su Fundación CEPS al mandatario venezolano, sino que también le dictaban los contenidos de su programa televisivo Aló, Presidente y le cantaban las glorias en sus espacios audiovisuales en España como La Tuerka o Fort Apache.

La cuenta de Granadinas

Otra de las informaciones que vinculan a Iglesias con el régimen chavista la reveló en exclusiva OKDIARIO en 2016. Fue el pago de 272.325 dólares que el Gobierno de Nicolás Maduro hizo a Pablo Iglesias a través de un banco situado en un paraíso fiscal. La operación se realizó en marzo de 2014, dos meses después de la fundación de Podemos. La orden realizada por las autoridades venezolanas se camufló como un pago de «asesorías para el desarrollo social en el país».

Según unos documentos a los que tuvo acceso el diario que dirige Eduardo Inda, Rodolfo Clemente Marco Torres, entonces ministro del Poder Popular de Economía, Finanzas y Banca Pública, ordenó realizar una transferencia por un total de 272.325 dólares a pagar a Pablo Iglesias. El encargado de ejecutar la orden de pago fue Carlos Erik Malpica Torres, Tesorero Nacional.

Dicho pago opaco a Pablo Iglesias se realizó a una cuenta bancaria radicada en las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas.

Esta cuenta es de Iglesias, si bien los jerarcas bolivarianos se referían a él en clave como ‘Santa María’, segundo apellido de su madre, Luisa Turrión. El banco utilizado para llevar a cabo esta operación fue el Euro Pacific Bank, con sede Kingstown, capital de la isla San Vicente y las Granadinas.

Al servicio de Irán

Durante años, Pablo Iglesias presentó el programa Fort Apache en HispanTV, un canal sostenido por capital público iraní. Cuando en su día le preguntaron cómo podía trabajar, y cobrar, de un régimen que es una teocracia, el líder de Podemos contestó: «Así es la política… A los alemanes les interesaba poner un tren a Lenin para que desestabilizara Rusia; a los iraníes les interesa que se difunda en América Latina y en España un discurso de izquierdas porque afecta a sus adversarios. ¿Lo aprovechamos o no lo aprovechamos? Para mí, quien haga política tiene que asumir cabalgar contradicciones y nosotros estamos dispuestos a cabalgarlas».

En 2016, Iglesias reconoció que el Gobierno de Irán le seguía pagando las facturas del teléfono móvil que utilizaba habitualmente para contactar con periodistas y con compañeros de su partido. El número 673.298*** que en aquellos años figuraba en la agenda de decenas de periodistas como forma de contacto con Iglesias, estaba registrado a nombre de  Mahmmoud Alizadeh Azimi, el máximo responsable de HispanTV en España.

El vídeo contra los periodistas

La ofensiva de Podemos contra el periodismo libre se plasmó este domingo en un vídeo en el que, bajo el titular Ellos ya han hablado, que hable la mayoría, desfilan, además de Eduardo Inda, los rostros de Vicente Vallés (Antena 3), Francisco Marhuenda (La Razón), María Claver (La Sexta), Ana Rosa Quintana (Tele 5), Eduardo Inda (OKDIARIO), Federico Jiménez Losantos (Libertad Digital y Es Radio), Pablo Motos (Antena 3), Antonio García Ferreras (La Sexta), Susana Griso (Antena 3), Cynthia Díaz (OKDIARIO), José Luis Pérez (Cope y 13TV) y Carlos Herrera (Cadena Cope), entre otros.

fuente: https://okdiario.com/espana/pablo-iglesias-amenaza-denunciar-eduardo-inda-decir-que-financiaron-chavez-maduro-iran-7076782