Pedro Sánchez se va en plena crisis de nuestras fronteras y dejando claro cada vez más las malas relaciones entre España y Marruecos, inyectando dinero a la vez que tenemos que mantener a todos los que van llegando por nuestras fronteras. Él decide marcharse a iberoamérica.