España es un campo de pruebas y laboratorio político para los ensayos de la izquierda.