El gobierno de España, mira para otro lado intenta no calificar a CUBA de DICTADURA y Sánchez ignora al pueblo cubano, mientras otros miembros de gobierno callan y disimulan. Marlaska ha blindado la embajada cubana en Madrid hasta que acaben las protestas mientras Diaz Ayuso iluminara la puerta del sol con la bandera cubana.