La tendencia de estos gobiernos globalistas es destruir países que avanzan, los medios de comunicación ejercen de jueces y sometes a un juicio popular noticias que carecen de valor realmente pero eso hace avanzar la agenda. Entre tantos un claro ejemplo es lo que ocurre en Brasil.