Persecución histórica y cultural, los progres y globalistas quieren cambiar la historia del mundo a medida de sus ideologías y sus gustos personales. Como por ejemplo un periódico de New York quiere tumbar canciones de grupos y cantantes de Rock.