La caída inminente del presidente de Estados Unidos cada vez más cerca, pierde respaldo y solo lo respaldan los medios de comunicación. El fin es lento pero seguro, se va apagando el globalismo.