Estamos presenciando señales de como finaliza el globalismo. La cruda realidad nos indica de como todo está en proceso de cambio constante y hay síntomas mundiales de que nada es para siempre.