Tanto partido popular como partido socialista están temerosos de la subida escandalosa de Vox y están tramando como ilegalizarlo pues es la única forma de poder seguir manejando nuestras libertades